Había que llenar Mallona, se hizo, y había que lograr el triunfo en la última jornada frente al Tudelano, y también se hizo, sellando así el necesario objetivo de la salvación. El Danok Bat Juvenil División de Honor cumplió con creces su cometido y venció con comodidad, 7-1, a un rival que acudió a su última cita liguera a Bilbao mermado por sus bajas. Dos goles de Lartitegi, y otros dos de Jorge, además de los de Ekain, Barck y Peio Fontal sumaron el contundente marcador local.

DANOK BAT JUVENIL DIVISIÓN HONOR: Javi Peña, Iker Núñez, Adrián Etxaniz, Julen Marín, Julen Quintela, Markel Zuluaga (Peio Fontal), Ander Arriola (Aitor Garrido), Jonás Ibáñez (Ibon Alcubilla), Ander Barck (Iñigo Del Val), Julen Lartitegi y Ekain Etxebarria (Jorge Ruiz).

Mallona hizo su trabajo y el Danok Bat viajó en volandas en su última cita liguera frente al Tudelano. El primer aviso visitante fue una falta peligrosa desde la frontal en la que el balón acabó estrellado en la barrera. La grada era ruidosa y apoyaba incondicionalmente a los de Fika. Un buen centro de Lartitegi no encontró rematador. después, Barck finalizó con un balón que se le marchó alto. Zuluaga desde el punto de penalti erró en la mejor ocasión de los de casa. Y una nueva finalización de Lartitegi tropezó en la defensa de los de Nafarroa.

De repente el partido se tornó en locura y llegaron los goles. En el minuto 27, el Danok abrió el marcador. Lartitegi culminó en gol una gran jugada personal. Pero dos minutos después llegó el segundo tanto cuando Ekain materializó un pase por detrás de la defensa visitante. El delirio llegó cuando dos minutos más tarde una falta sobre Ekain, al borde del área, la ejecutó con maestría Lartitegi haciendo el 3-0.  Pero todavía en el minuto 36 iba a llegar el cuarto. Un golazo de Barck desde la frontal en el que el balón tropezó en el poste antes de llegar a besar la red. Justo sobre la bocina, sería el Tudelano el que marcaría en una falta perfecta ejecutada desde la frontal que superó a Javi Peña.

Dos lesiones del Tudelano y una plantilla corta, con la aportación de jugadores del filial que imposibilitaba realizar los cambios con comodidad, dejaron una segunda parte a merced del conjunto bilbaino. Al larguero avisó Jonás con su remate acrobático. En el minuto 47 un pase de Barck lo aprovechó Jorge, que acababa de salir, para hacer el 5-1. Julen Marín cabeceó alto. Aitor Garrido estrelló el balón en el larguero en su remate de cabeza. En el minuto 71 Del Val entró por la izquierda hasta línea de fondo y su pase atrás lo certificó Peio Fontal en el 6-1. El séptimo y definitivo fue obra de Jorge frente a un rival que ya había bajado sus brazos.

Deja un comentario