El Danok Bat Juvenil Liga Nacional sigue a un punto del liderato tras vencer por 2-0 al Tolosa en Mallona. Korti e Iñigo Cortazar fueron los autores de los goles en la segunda parte. El próximo rival será el Barakaldo en La Siebe. Por otro lado, el Danok Bat Juvenil Liga Vasca empató sin goles en Mallona frente al Astrabuduako. En la próxima jornada el equipo de Asier Ormaza viaja a Urbieta a medirse al Gernika.

DANOK BAT JUVENIL LIGA NACIONAL: Pablo, Gaizka, Unai López, Korti, Julio, Markel Mayo (Lopi), David García, Julen (Unai Robles), Jonan (Iban Ribeiro), Unai Buján y Jacob Duque (Iñigo Cortázar).

Partido más emocionante del que sobre el papel parecía por la diferencia de puntos existente en la tabla entre el Danok bat y el Tolosa. Al final se impusieron los de Luis Gamra por 2-0 con goles de Korti e Iñigo Cortázar. El equipo guipuzcoano resultó un rival muy correoso, con buen toque de balón e incluso se atrevió a acercarse a la meta de Pablo con intención.

En la segunda mitad, la tónica fue un calco a la primera. Mucha igualdad, con más dominio de los de casa y a base de insistir llegaron los dos goles que decidieron el encuentro. El primero se logró en el minuto 58, gracias a un disparo con rosca de Korti desde la frontal que acabó en la escuadra del portero visitante. Y, el segundo, a dos minutos del término del encuentro, obra de Iñigo Cortázar, al aprovechar para marcar de tiro raso en un barullo dentro del área.

Empate sin goles en una tarde desapacible. Danok Bat 0 – Astrabuduako 0

DANOK BAT JUVENIL LIGA VASCA: Aitor Maza, Eder Martínez, Adrián ‘Bolo’, Dani Echevarria, Alain Balanzategi, Iker Estevez, Adrián Beloki, Danel Agudo (Beñat Maiztegi), Unai Zalbide (Dani Jiménez), Alberto Loidi (Mikel Corral), Aitor Añibarro (Unai Arévalo)

El Juvenil C sigue su racha irregular y no consiguió pasar del empate ante el Astrabuduako, en una tarde de domingo marcada por la intensa lluvia sobre Mallona. El reparto de puntos resultó justo, visto lo sucedido en el terreno de juego, con muy pocas oportunidades en ambas áreas.

El Astrabuduako demostró por qué es uno de los equipos menos goleados de la liga, con un sistema muy defensivo, pero siempre con opciones de contraataque. Mientras, el Danok trataba de desarrollar un juego basado en la salida con balón controlado que, en esta ocasión, no dio demasiados frutos. Y menos en la segunda parte, con el campo inundado a consecuencia de los sucesivos aguaceros.

Beloki, que cuajó un gran partido, dispuso de una oportunidad en la primera parte, y ya en la segunda, un defensa visitante sacaba el balón cuando ya cruzaba la línea de gol en un despeje del portero que golpeó en Dani. Esas fueron las oportunidades más claras de los de Asier Ormaza, mientras que los visitantes estrellaban un balón en el larguero en el minuto 28, y poco más.

En resumen, partido poco vistoso y pasado por agua que precede al complicado compromiso de este sábado (19.30 horas) en Gernika.

Deja un comentario