Tras la derrota en Zubieta ante la Real Sociedad por 4-1, el tanto vizcaino lo consiguió Peio Fontal en la segunda mitad, será la última jornada, que se disputa el fin de semana, la que decida la última plaza de descenso de la categoría Juvenil División Honor. El Danok Bat depende de sí mismo ya que una victoria en Mallona frente al Tudelano le permitiría salvar la categoría y, en caso de no vencer, la Mutilvera adelantaría a los bilbainos si venciera al Logroñés UD. La cita será el domingo a las 12 horas en Mallona. Los otros cinco equipos que descienden son Villegas, Getxo, Oberena, Pamplona y Txantrea.

DANOK BAT JUVENIL DIVISIÓN HONOR: Javi Peña, Iker Núñez, Markel Peral, Adrián Etxaniz, Julen Quintela,  Ibon Alcubilla (Aitor Garrido), Ander Arriola, Jonás Ibáñez (Markel Zuluaga), Ekain Etxebarria (Iñigo Del Val), Iker Uria (Julen Lartitegi) y Dani Miracle (Peio Fontal).

La derrota en Zubieta vino pasada por agua. Ya que incluso el colegiado tuvo que detener el partido en la segunda parte durante un cuarto de hora por un intenso aguacero y granizo. El Danok Bat mantuvo la compostura hasta que se cumplió el primer cuarto de hora. Incluso pudo adelantarse el conjunto bilbaino con una jugada ensayada en un córner que acabó con un disparo de Julen Quintela que sacó el portero de la misma escuadra. En el siguiente saque de esquina fue Adrián Etxaniz el que no acertó a rematar de cabeza. Sin embargo, casi seguido, llegó el primer tanto donostiarra que cayó como una losa sobre el equipo visitante. Fue un rápido contragolpe que pilló al equipo fuera de sitio y en el que la Real lo culminó con un disparo dentro del área pequeña.  Cinco minutos después llegaría el segundo.  De nuevo, jugaba el Danok en campo rival, con una presión muy alta, y una rápida transición local sorprendió a la defensa bilbaina y un centro desde la izquierda lo volvió a rematar un delantero guipuzcoano desde el punto de penalti. La iniciativa continuó siendo del lado txuri urdin aunque el Danok esperaba en su terreno en busca de la reacción el marcador.

En la segunda parte, al cuarto de hora, una tremenda tromba de agua y fuerte granizo dejó por unos instantes el campo impracticable y a la vuelta de vestuarios, en el minuto 62, la Real Sociedad logró ampliar el marcador. El gol de Peio Fontal en el minuto 71 recortó diferencias pero los locales cerraron la contienda con el 4-1 a ocho minutos del final acertando en una falta directa desde la frontal del área. La segunda parte se jugó sobre una auténtica piscina.

Deja un comentario