En Tabira el Danok Bat Juvenil Liga Nacional se impuso a la Cultural de Durango por 1-2 con dos golazos: uno de Mikel Braceras al comienzo del encuentro y otro de Danel Agudo de falta directa en la segunda. Los locales habían empatado antes del descanso. El próximo rival del Danok B será el Indartsu en Mallona. Finalmente, el Danok Bat Juvenil Liga Vasca venció al Ariznabarra con un tanto de Alvaro a un cuarto de hora del final. En la próxima jornada el Danok C recibe en Mallona al Santutxu B.

DANOK BAT JUVENIL LIGA NACIONAL: Aimar de la Torre, Adrian Pérez ‘Bolo’, Danel Echavarri, Mikel Corral, Eder Martínez, Adrian Beloki (Danel Agudo), Antton Fruniz, Mikel Braceras (Jon Irusta), Alex Díez, Joritz Tamayo (Alberto Loidi) y Aitor Añibarro (Beñat Maiztegi).

Tres trabajados puntos se llevó el Danok B de su visita a Tabira frente a una potente Cultural de Durango. Para el minuto 2 el Danok B ya había tomado ventaja en el marcador. Una jugada de Joritz por la banda izquierda cuyo centro escorado dentro el área lo empalmó Braceras alojando el esférico por la misma escuadra. La Cultu intentó nivelar el encuentro y lo consiguió de pena máxima justo antes del descanso. En el minuto 40 gracias a un justo penalti que convirtieron los de casa desde los once metros.

En la segunda mitad, en el minuto 55, el conjunto de Xabi Martín Nebreda logró el tanto del triunfo final. Llegó en una falta directa que también colocó por la escuadra Danel. No fue fácil lograr los tres puntos ya que Aimar tuvo que emplearse a fondo en dos o tres ocasiones para evitar un nuevo empate en el luminoso.

 

DANOK BAT JUVENIL LIGA VASCA: Imanol Luengo, Diego Rodríguez (Alex Pablos), Oier Borobia, Aitor Sollano, Imanol Luengo, Diego Pose, Dani Granados (Ander Wyatt), Asier Ayarza (Jon Ordeñana), Alvaro Fernández, Kevin Dylan y Mikel Presedo (Alvaro Vadillo).

Partido poco vistoso en Gasteiz en el que el Danok Bat C se alzó con la victoria en casa del Ariznabarra. Mucha disputa en un campo de pequeñas dimensiones lo que no facilitaba el juego de toque y las jugadas trabadas y balones largos en busca de un error rival se iban sucediendo a lo largo del encuentro sin apenas ocasiones reseñables en ninguna de las dos porterías. a falta de un cuarto de hora un disparo de Vadillo lo despejó el guardameta local y Alvaro muy atento al rechace logró el único tanto del partido que supuso los tres puntos para los bilbaínos.

Deja un comentario