A veces hay que tirar de la efectividad y de lo práctico. Eso le pasó al Danok Bat Juvenil División Honor que sumó en casa del Oberena su quinto triunfo en cinco jornadas en un partido con un excelente inicio de los de Luis Garma, con dos tantos, de Riberio (min. 7) y Andoni (min. 19), aunque en la segunda mitad los locales recortaron de penalti y gozaron de ocasiones como para igualar. El próximo rival será el Numancia que visitará Mallona en la segunda plaza a tres puntos del Danok Bat. El Numancia no ha fallado en casa, venciendo al Antiguoko, Real Sociedad y San Juan y ha ganado en Txantrea y perdió por la mínima en casa del Pamplona. Su único tropiezo.

DANOK BAT JUVENIL DIVISIÓN HONOR: Izan Lecunberri, Ander Blanco, Markel Mayo, Iker Ansotegi, Jonan Cardoso, Mikel Cortazar, Bittor Fruniz, Mikel Cubillo (Jon López), Andoni Pérez (Ander Durán), Unai Buján e Iban Ribeiro (Jacob Duque).

Apurado triunfo en Iruñea del Danok Bat A por 1-2 ante un necesitado Oberena que fue de menos a más y puso en aprietos a los bilbaínos en la recta final del encuentro. Tres puntos que mantienen al equipo de Luis Garma en lo más alto de la tabla a la espera de la visita a Mallona la semana que viene del segundo clasificado, el Numancia. El partido comenzó trepidante para los de Fika. Parecía que iba a resultar un camino de rosas y al final no fue así. En 18 minutos, dos tantos. El primero llegó en el minuto 7 en un balón entre líneas que recibió Ribeiro y tras encarar al portero le batió por bajo inaugurando el marcador. El segundo se fraguó en el minuto 18 en una falta que ejecutó Andoni con maestría por toda la escuadra del Oberena tras superar la barrera. El control del juego era del Danok Bat en los primeros veinte minutos. Pero a partir de ese instante surgieron dudas que supusieron fallos en la retaguardia bilbaina que el conjunto local no supo concretar. En una de las oportunidades un delantero de Nafarroa evitó la salida de Izan y tras su regate se trastabilló a la hora de definir dando tiempo al portero del Danok a que rectificara y lograra robarle el balón. Además, en un par de ocasiones, los delanteros ganaron la espalda con balones largos a la defensa de los de Mallona creando incertidumbre y peligro. Cumplida la media hora, Andoni lanzó una rosca al área que remató de cabeza Ansotegi a la red, aunque la jugada fue invalidada por fuera de juego. Antes del descanso un par de contras del Danok también pudieron suponer el tercer tanto.

Nacida la segunda parte llegó el gol de los de casa. Un penalti que cometió Ansotegi y que metió a los locales de lleno en un encuentro que se convirtió en descontrolado. El Danok no estuvo del todo fino, pero el Oberena no fue capaz de aprovechar sus oportunidades de empatar. A falta de media hora un envío de Jon no lo pudo rematar a la primera Jacob y era una nueva oportunidad malograda para decidir el choque. El final fue de infarto, cuatro ocasiones locales que unas veces Izan y otras mal finalizadas por el Oberena, dejaron el triunfo en manos bilbainas. Al final tres puntos para Mallona y ahora a esperar a otro gallo, el Numancia.

Deja un comentario