Empate a dos goles en Ibaia del Danok Bat Juvenil A ante un potente Alavés en el choque de ida de semifinales de la Copa Vasca de Juveniles. Un partido accidentado ya que acabó con tres expulsados por cada bando y en el que se consiguieron dos tantos por cada equipo también. Los de casa marcaron en la primera parte y los bilbainos empataron en la segunda. El domingo en Mallona el partido de vuelta por un billete para la final.

DANOK BAT JUVENIL A: Galder Aretxaga, Asier Legarreta, Ivan Fernández (Yeray Gómez), Ibai Pérez, Iker Salvador, Gorka Olazabal, Iker Bilbao, Aitor Aguinaga (Sergio López), Andoni Pérez (Aitor Abad), David Nates (Jon Jodar ‘Jota’) y Aitor Calvo (Iker Alday).

En Gasteiz, el Danok Bat planteó un encuentro con la intención de estar bien juntitos, sin cometer errores, con ayudas e intentar hacer daño al Alavés en su terreno buscando sorprender la espalda de su defensa. Hasta tres ocasiones claras para marcar generaron en la primera parte pero el equipo de Luis Garma no acertó en los metros finales con la puerta rival. Sin embargo, en el minuto 21, los de Fika cometieron un error en marcaje que los gasteiztarras aprovecharon con una vaselina de cabeza para superar a Galder, tras un pase largo entre los centrales. Pero es que dos minutos después, en una falta al borde del área, los de casa lograron marcar el segundo tanto.

En la segunda parte el Danok empezó fuerte intentando arreglar ese momento de desconcierto de la primera mitad. Una buena carrera de Nates por la izquierda acabó con un centro al área que fue cortado por un defensa con la mano en boca de gol. El propio Nates marcó el 2-1 desde el punto fatídico. Nada más sacar el Alavés de centro, un centrocampista local propinó una patada a Ibai que supuso su consiguiente expulsión. Pero Ibai se levantó, se encaró y le tiro al suelo siendo también expulsado. Diez contra diez sobre el verde. Un nuevo balón en largo a la espalda supuso la igualada tras un regatear Andoni al portero local en el minuto 63. Aún tuvo Nates un mano a mano que erró en los metros finales y el partido se volvió loco al final. En diez minutos acabaron expulsados dos jugadores locales y dos del Danok Bat (Salva y Sergio), acabando con una semifinal demasiado accidentada y sobre el campo ocho contra ocho.

Como resumen queda que el empate es bueno aunque aún se pudo lograr un resultado mejor para Mallona rente a un sólido contrincante. A recuperar fuerzas y a tope el domingo en el choque de vuelta.

Deja un comentario