El Danok Bat Cadete A cosechó un mal resultado de 2-0 en Ibaia a pesar de ofrecer una buena imagen ante un potente Alavés. Las ocasiones se sucedieron para el equipo de Javi González que vieron como los locales decidieron en dos jugadas aisladas en la segunda mitad. El sábado, a las 10.45 horas, partido de vuelta en Mallona por un billete para final.

DANOK BAT CADETE A: Unai, Grande, Rodri, Boro (González), Wyatt, Pose (Gorka), Anton, Mikel, Alex Díez (Aketza), Dylan (Garrido) y Ordeñana (Iñigo).

Extraño desenlace en el choque de ida de semifinales de la Copa Vasca Cadete celebrado en Ibaia entre dos excelentes equipos como son el Alaves y el Danok Bat. Un partido vibrante, bonito, sano, jugado con deportividad, de poder a poder, con emoción y con un regusto amargo final para los bilbaínos por el increíble resultado de 2-0. Más que injusto. Dicho por todos los asistentes. Hasta los locales. Pero el fútbol es así. No hay discusión. Y solo queda ponerse las pilas para el choque de vuelta en Mallona el sábado a las 10.45, por un billete para la final, que se disputará en Ibaia o Mallona (ya está sorteado) depende quien salga adelante después del sábado.

La primera parte fue muy táctica, con dos equipos que no querían arriesgar por temor a lo que pudiera hacer el rival. Anton lanza una falta lateral y Mikel cabecea alto. Mikel entra por la banda derecha, se va de su par y su centro lo finaliza fuera Ordeñana. El Danok llegaba pero el Alavés también. El balón se cruza por la puerta de Unai que tiene que reaccionar bien abajo. Los locales se adueñaron del balón y el Danok empezaba a sufrir. Un nuevo ataque trenzado bilbaíno acaba con un centro de Wyatt que finaliza sin éxito Mikel. El Alavés remató alto dentro del área y Ordeñana finalizó con un remate mordido antes del descanso.

En la segunda parte, el Alavés salió con ímpetu y Unai tuvo que esforzarse a fondo para detener el balón en la misma raya de gol. Pero el Danok iba a reaccionar y a mandar por completo en este segundo acto. Mikel pisa línea de fondo y el pase atrás se cuela entre las piernas de Ordeñana sin poder cazar el balón. Por la derecha entra Ordeñana y a su centro no llega Dylan por muy poco. Otra vez que entra Mikel por la derecha y Anton cabecea arriba. Dylan llega a un balón perdido por la izquierda, centra al área y Mikel, que entraba como una exhalación, cabecea pero el balón roza la escuadra local por fuera. Otra llegada visitante, con el Alaves noqueado, pero Iñigo se escora demasiado en su finalización. Sin embargo, en un ataque aislado por la izquierda un delantero babazorro busca la espalda a la defensa bilbaína se revuelve y bate a Unai. 1-0. Era increíble. La cantidad de jugadas malogradas por los de Mallona y el Alavés tomaba ventaja en el minuto 24. Pero de nuevo el equipo de Javi González se lanzó a por el empate. Anton botó un saque de esquina y Gorka cabeceó al larguero. Nuevo córner que González, libre de marca, remató alto. Rodri bota una falta al borde del área y el balón acaba también en el larguero. El balón no quería entrar. Y, sin embargo, en el último suspiro, un error en la salida de balón del Danok lo aprovecha un delantero para escaparse en carrera y finalizar a la perfección con el increíble, pero cierto, 2-0 final en el marcador. Lo dicho, queda la vuelta y también felicitar a los jugadores de ambos bandos porque lo dieron todo. Absolutamente, todo. Ofreciendo un buen espectáculo.

En la otra semifinal el Romo también toma ventaja tras vencer en Gasteiz al Lakua por 0-3. La vuelta se juega en Gobela a las 18.15, también el sábado.

Deja un comentario